Con el espíritu pasa lo mismo que con el estómago, sólo puede confiársele aquello que pueda digerir.
Winston Churchill