A veces conviene cerrar un ojo, pero no es prudente cerrar ambos a la vez.
Arturo Graf