Apenas son suficientes mil años para formar un Estado, pero puede bastar una hora para reducirlo a polvo.
Lord Byron