Así como el ignorantes está muerto antes de morir, el hombre de talento vive aun después de muerto.
Publio Siro