Buscando el bien de nuestro semejantes, encontramos el nuestro.
Platón