Cuando el carro se haya roto muchos os dirán por donde no se debía pasar.
Proverbio turco