Cuando estás en medio de las adversidades, ya es tarde para ser cautos.
Séneca