Cuando fuiste martillo no tuviste clemencia, ahora que eres yunque, ten paciencia.
Refrán