Cuando la vida te presente razones para llorar, demuéstrale que tiene mil y una razones para reír.
Anónimo