Cuanto mejor es el bueno, tanto más molesto es para el malo.
San Agustín