Cuidado con la hoguera que enciendes contra tu enemigo no sea que te chamusques a ti mismo.
William Shakespeare