Narciso Mitológico

Narciso era un joven muy hermoso. Las doncellas se enamoraban de él, pero éste las rechazaba, entre las rechazadas estaba la ninfa Eco, quien fue castigada por Hera y por ello no podía hablar de su amor a Narciso. Cuando él estaba caminado por el bosque, la ninfa Eco se abalanzó sobre él. Éste la rechazó, la ninfa desolada, se ocultó en una cueva y allí se consumió hasta que sólo quedó su voz.
Némesis, la diosa de la venganza, castigó a Narciso por su engreimiento. Hizo que se enamorara de su propia imagen reflejada en una fuente. En una contemplación absorta, incapaz de apartarse de su imagen, acabó arrojándose a las aguas. En el sitio donde su cuerpo había caído, creció una hermosa flor, la cual se le llamó Narciso.